Hoy te presento una recopilación de cinco puntos en los que tu estrategia de marketing en social media podría estar fallando y cómo hacerles frente. Espero que te resulte de utilidad, tanto si trabajas en tu marca personal como si eres una PYME. ¿Preparado? ¡Allá vamos!

Social media

La famosa y temida sección “Sobre mí”. Como explicó Maider Tomasena a lo largo de su intervención en #quondosrecord, puede que haya muchas empresas o personas que se dediquen a lo mismo que tú, pero tu página “Sobre mí” es única y tienes que aprovecharla para llegar a tu público y convencerle de que te elija a ti. ¿Cómo? Evitando hablar de tus logros todo el tiempo y centrándote en responder a estas preguntas: ¿Por qué estás aquí? ¿En qué vas a ayudar a la persona que te está leyendo? Y recuerda incluir una llamada a la acción al final de esta página: un formulario de contacto, un botón de suscribirse, algo para que el lector no se quede sólo con lo que acaba de leer.

Tu contenido. Además de aportar valor, tiene estar bien escrito. El 70% de las marcas genera contenidos de poca calidad. Así que ya lo sabes, toma buena nota y cuida también la ortografía y la gramática de tus publicaciones y conseguirás generar un impacto positivo en tu público.

¿Email marketing o spam? Depende de ti. Procura que tus campañas sean atractivas. Filtra según los intereses de tu audiencia, y, sobre todo, mantén actualizada tu lista de contactos. Si últimamente todos los correos que envías van a la carpeta de spam o a la papelera, en este post, Carlos Bravo te da consejos sobre cómo recuperar una base de datos maltratada.

El branding. Todas tus acciones de marca deben ir encaminadas a dejar huella en el público y que la gente te recuerde. Y para conseguirlo tienes que ser constante y coherente en estos cinco aspectos que destacó Anne Hagel a lo largo de su participación en #quondosrecord:

  1. Tu logo: ha de estar en formato .PNG y con fondo transparente, para que puedas usarlo como marca de agua en todas tus comunicaciones.
  2. Los colores corporativos: debes conocer su código —que puedes consultar en Photoshop— y repetirlo siempre. No vale usar colores diferentes cada vez, aunque sean parecidos.
  3. La tipografía: tiene que ser siempre la misma, aunque puedes combinar fuentes diferentes para dotar de dinamismo a tus mensajes, como hacen en Rebeldes Marketing.
  4. Procura que las imágenes que uses sean del mismo tipo. Por ejemplo, procura evitar mezclar imágenes vectoriales y fotografías. Puedes encontrar un buen ejemplo en Mr Wonderful.
  5. Por último, el tono con el que te diriges a tu audiencia tiene que conectar con ella, mantenerse a lo largo del tiempo y además, diferenciarte de tu competencia.

El responsive design. Google valora que el diseño de tu web o tu blog se adapte a la pantalla de navegación del usuario, tanto si se trata de un pc, una tablet o un smartphone. Comprueba si tu sitio cumple con estas necesidades con Google Search Console.  PageSpeed Insights, en el menú Otros recursos no sólo nos indica si nuestra web está debidamente optimizada, sino que además nos dice qué cambios debemos introducir para optimizar la navegación. ¿No sabes si sería rentable para ti llevar a cabo estas modificaciones en tu página? Aquí tienes unos consejos que te ayudarán a responder a esa pregunta.

Anuncios