A principios de esta semana recibíamos una estupenda noticia: El Ministerio de Cultura ha incluido la Illeta dels Banyets de El Campello dentro del libro “100 Paisajes Culturales en España” que acaba de ser publicado por el Instituto del Patrimonio CulturalEsta distinción afecta tanto al yacimiento arqueológico de La Illetagestionado por el MARQ y declarado Bien de Interés Cultural desde 1978— así como a los terrenos aledaños, como los Baños de la Reina o la torre-vigía renacentista, y además, supone una oportunidad para obtener financiación de cara a futuros proyectos de mantenimiento del entorno.

Pero, ¿qué son los paisajes culturales?

Según la definición recogida en el Plan Nacional, los paisajes culturales son el “resultado de la interacción en el tiempo de las personas y el medio natural, cuya expresión es un territorio percibido y valorado por sus cualidades culturales, producto de un proceso y soporte de la identidad de una comunidad“.

Dentro del Informe de Turismo de 2013 (página 4), entre los paisajes culturales de nuestra zona encontramos diferentes ejemplos, como los olivos milenarios, los cultivos de la vid, cerealísticos o frutales, los regadíos históricos, las salinas y los arrozales.

La protección de los paisajes culturales

Aunque parezca extraño, la protección de estos entornos dentro del ámbito europeo es relativamente reciente. En el año 2000, el Consejo de Europa adoptó el Convenio Europeo de Paisaje, que no entraría en vigor hasta 2004, y cuya ratificación por parte de España se produjo en el año 2007.

España aprobó su Plan Nacional de Paisaje Cultural el 4 de octubre de 2012, en la sesión del Consejo de Patrimonio Histórico celebrada en la Residencia de Estudiantes de Madrid. El objetivo del Plan es el de proteger los paisajes culturales a través de diferentes iniciativas, como la identificación y la caracterización de estos bienes, la sensibilización social y política, y la cooperación internacional, nacional y autonómica.

El valor de los paisajes culturales

Como hemos visto, un paisaje cultural es el fruto de un proceso de transformación del entorno a lo largo del tiempo en el que intervienen tanto la mano humana como la acción de la naturaleza, dotando de un aspecto único a cada rincón de nuestro planeta. Son las huellas que nos dejaron nuestros antepasados tras su paso por este mundo, y dan testimonio de cómo fueron sus vidas en diferentes lugares y momentos de la historia de la humanidad.

Anuncios