El Parque Municipal de Elche es uno de mis lugares favoritos para pasear y relajarme. Con sus seis hectáreas de superficie, abarca los huertos del Colomer, Real, Mare de Déu y Baix. La mayor parte de ellos fue legada en 1661 por su propietario, Nicolás Caro.

El Parque abrió sus puertas en agosto de 1946, coincidiendo con la I Feria Exposición de Industria, Agricultura y Artesanía, convirtiéndose en el primer jardín público de la ciudad. De aquel gran evento aún se conserva uno de los pabellones, en el que actualmente se ubica el Centro de Visitantes, más conocido por todos como “el huevo“.

Aparte de ser un espacio ideal para pasear, hacer deporte o seguir la ruta de las Palmeras Singulares, el Parque Municipal ofrece varios puntos de interés para aquellos que lo visitan. ¿Quieres descubrirlos?

 La fuente de la Glorieta

Además de ser muy original, esta fuente posee mucha historia a sus espaldas. Concebida para ocupar el centro de la ciudad, estuvo durante muchos años ubicada en la Popular plaza de la Glorieta. Más adelante se trasladó a la plaza de las Corales, hasta que en el año 2013 fue desmontada para su reparación.

fuente-palmeras

Las obras de restauración fueron toda una odisea. Las copas originales de cerámica estaban tan deterioradas que era imposible restaurarlas, y el molde original se había extraviado. Debido a estos inconvenientes, fue necesario contratar a un artesano que elaborase la primera pieza a mano, y a partir de ella poder reproducir todas las demás. Además, para mantenerse fieles al diseño original, de forma ovalada, los técnicos municipales hicieron uso de antiguas fotografías, cuando la fuente estaba en la Glorieta (puedes ver una imagen aquí). Como dato curioso, en esta ocasión se ha empleado hormigón en lugar de cerámica, por lo que cada una de las copas pesa alrededor de 350kg.

Molí del Real

Se trata de un antiguo molino harinero (maquilero) del siglo XVIII, de probable origen islámico, que funcionaba con un salto de las aguas de la Acequia Mayor del Pantano. Al igual que el resto de los terrenos del parque, perteneció a Nicolás Caro, siendo su último dueño José Coves Amorós.

molino-del-real-1

Con la intención de añadirlo al Parque, el Ayuntamiento lo adquirió en el año 1957, junto con la casa y el huerto adyacentes. Gracias a ello, el Molí se halla en buen estado de conservación, y aún se pueden observar sus característicos arcos y contrafuertes desde la fachada que da al río Vinalopó.

moli-del-real-2

El Centro de Visitantes

Este peculiar edificio es el único vestigio que queda de la exposición con la que se inauguró el Parque en 1946. Su forma ovalada, su color blanco y su estilo “oriental” han hecho que se conozca popularmente como “el huevo“. En la actualidad alberga el Centro de Visitantes del recinto, pero en etapas anteriores fue el lugar en el que se ubicaban el Museo Arqueológico y el de la Palma.

El Templete

Otro de los lugares emblemáticos del Parque Municipal es el Templete. Instalado en los años ochenta, se trata de una copia del original que existió en la Plaza de la Glorieta hasta finales de los años sesenta del siglo pasado.

templete

El palomar

Junto al Templete encontramos el palomar, una estructura que evoca el nombre del huerto original en el que se encuentra, el Hort del Colomer (palomar en valenciano). Una de las principales atracciones del Parque, sobre todo para peques y turistas, consiste en alimentar a las palomas que habitan en él. La comida puede adquirirse en el quiosco que hay frente al palomar.

colomer

Pequeños habitantes del parque

Además de las palomas y de algún gato espabilado en busca de merienda, a lo largo del parque podrás encontrar pequeños estanques en los que habitan patos y cisnes, algo que encantará a los más peques, ya que no parecen tener ningún inconveniente con la presencia humana en sus dominios. Eso sí, recuerda molestarlos lo mínimo posible, especialmente si están en sus horas de descanso.

patos-parque-municipal

Fuentes consultadas para realizar este post:

Imágenes: Verónica López López

Anuncios