Hoy nos vamos hasta Aspe para visitar una exposición muy original dedicada a un gatito muy especial. Se trata de “Las siete vidas de Thor“, una muestra de fotografías en las que su protagonista, Thor, es un gato que ya ha consumido todas, o casi todas sus vidas: Atropellado frente a un colegio por alguien que se dio a la fuga, fue rescatado gracias a que l@s niñ@s insistieron en pedir ayuda para que Thor no se quedara agonizando en la calle.

Bigote de Gato es la protectora que desde entonces se ha encargado de que a Thor no le falten cuidados y atenciones. Gracias a ell@s y a la colaboración con la Casa de la Juventud de Aspe (CIJA), hoy podemos disfrutar de estas estupendas instantáneas tomadas por Ari Cerdán, fotógrafa y voluntaria de la asociación. La exposición estará abierta al público hasta el próximo 7 de octubre, y el dinero que se recaude con la venta de las fotografías estará destinado íntegramente al cuidado de Thor y del resto de gatos de la protectora.

Pero, ¿qué hay detrás de un proyecto como éste? ¿Cómo se consigue fotografiar a un gato que no puede verte ni olerte? Todo esto y mucho más nos lo explica Ari Cerdán en esta entrevista.

ari-cerdan-1

Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de hacer esta exposición?

Respuesta: Mara Sánchez —responsable de la protectora Bigote de Gato— y yo nos juntamos antes de hacer la sesión para ver de qué iba a ir, porque a veces las hacemos veraniegas, de San Valentín…Con temática. Y esta vez decidimos centrarnos sólo en Thor, ya que es uno de los gatos más especiales que tenemos en la asociación. Y para que fuera especial, como tiene un nombre muy corto, decidimos jugar con palabras que incluyeran su nombre. Entonces, hicimos una lista de palabras, y pensamos en disfraces que pudiéramos hacer nosotros.

P: ¿Cómo preparasteis el atrezzo?

R: Un poco entre todos. El dibujo de “Pinthor” lo hizo Mara, los disfraces de “Casthor” y de “Aligathor” los hizo el novio de Mara, y el disfraz de “Thortuga” y el resto los hizo mi madre.

P: ¿Cuánto tiempo tardasteis en tener listo el proyecto?

R: Para pensar las palabras y que se pudiera hacer un disfraz, por lo menos estuvimos dos semanas. Y luego, en la sesión de fotos, estuvimos una hora. No puedes estar mucho tiempo, porque el animal se va a cansar, y lo último que queremos es forzarlo.

P: ¿Cuál es la foto que más te costó hacerle?

R: La foto que más me costó quizás fue la de “Pinthor”, porque era la segunda vez que llevaba una capita, y además era muy difícil que mirara al cuadro.

P: ¿Y cuál es la foto que más te gusta de toda la exposición?

R: Pues la de “Pinthor”. Me costó mucho, pero estoy contenta.

P: ¿Qué es lo más difícil a la hora de fotografiar gatos?

R:  Lo más difícil de hacerles fotos a los gatos es enfocar mientras se mueven. Porque no paran de moverse y tienes que conseguir un encuadre que quede bien. Un gato es tú rebozándote por el suelo y haciéndole caso a él e intentando sacar de ahí algo bonito. También es cómo sea el gato, hay algunos que son muy cariñosos y otros no. Aunque también es verdad que a veces los más cariñosos son los más difíciles de fotografiar, porque se te acercan a la cámara y es imposible.

En el caso de Thor aún fue más difícil, porque es ciego y no tiene sentido del olfato, así que no puedes jugar con él tan fácilmente ni chantajearle con la comida. Lo que hicimos fue hacerle ruidos raros para que mirara a la cámara, o llamarle, porque la verdad es que responde cuando le llamas. Y se portó genial. Y eso es algo que ayudó muchísimo, porque es un gato muy tranquilo.

P: ¿Cómo fue el día de la inauguración? 

R: Vino mucha gente, sobre todo gente joven y también conocidos míos, y les gustó, dijeron que era divertida. Además, estaba la sorpresa de que venía Thor, que se portó súper bien. Se quedó aquí en medio, y todo el mundo se hacía fotos con él, y él contentísimo, encantado. No pensábamos que iba a estar tan bien.

P: ¿Qué objetivos queréis alcanzar con este proyecto?

R: Sobre todo, como Thor fue un gato atropellado que vivió durante un tiempo en la calle y tampoco se sabe exactamente la edad que tiene, queremos demostrar lo dura que es la vida en la calle y lo que les puede pasar a los gatitos.

P: ¿Qué importancia crees que tiene la fotografía a la hora de ayudar a los animales, ya sea para dar a conocer su situación o para conseguir acogidas o adopciones?

R: Como sabemos, las redes sociales ahora tienen muchísima importancia, y publicar es una manera de difundir muy fácil. Y si a esto le añades una fotografía de mayor calidad, pues ayudas aún más a que llegue a más gente y a promover las adopciones.

P: Recientemente ha habido varias campañas relacionadas con la protección animal, como “Cats not Ads” en el metro de Londres y “Gatografías” en Bilbao. ¿Crees que este tipo de acciones ayudan a la hora de, por lo menos, concienciar a la gente de la situación?

R: Sí, por supuesto. Considero que consiguen concienciar, y además, promover la adopción, cosa de la que yo estoy a favor, adoptar en lugar de comprar animales.

P: Relacionado también con este tema, ¿te parece que sería bueno que las marcas de comida y complementos para animales utilizaran a animales en adopción en sus campañas publicitarias?

R: Por supuesto. Yo creo que es algo que beneficia a todos y que sería muy interesante de incluir. Yo por lo menos le haría más caso a este tipo de marcas que a otras. Para mí eso demuestra mucho, la verdad.

Mi agradecimiento a Ari Cerdán por concederme esta entrevista.

Para más información sobre Thor, sus compis gatunos y la protectora que los cuida, Bigote de Gato, podéis visitar su cuenta de Twitter.

Anuncios