Hoy en el blog tenemos como invitados al grupo ilicitano Gatetemon, una banda surgida a finales de 2015 formada por cinco simpáticos gatetetes: Kurorin (vocalista), Strike (bajo), Jarvis (guitarra), Inmos (teclado) y Styx (batería). Su misión es hacer bailar a peques y grandes con versiones de temas de la infancia de ambos, así como de canciones de videojuegos, anime, manga y series actuales. En su primer año de vida, ya hemos podido verlos actuar en el Salón del Manga de Alicante y en Albanime 4Players de Albacete, entre otros, y ahora terminan este 2016 con la presentación de su último proyecto: el libro-cd “Gatetemon salva la Navidad“.

Para conocer más detalles sobre las aventuras de Gatetemon, aquí tenemos a Kurorin, Strike y Styx.

Pregunta: La primera pregunta es casi obligatoria, ¿cómo surgió el grupo?

(Risas)

Styx: Nosotros todos los Halloween nos juntamos un grupo de músicos y hacemos una fiesta privada en la nave donde ensayamos, a tocar temas por diversión. ¿Qué pasó? Que el año pasado nos faltaba repertorio, y Strike dijo “¿Por qué no sacamos Digimon?”. Sacamos Digimon, yo personalmente creía que iba a ser un fallo épico, pero cuando la tocamos fue como súper mágico, la gente se volvió loca. Tocamos Power Rangers, y también fue súper divertido. Entonces, cuando acabó el concierto, lo propusimos “Oye, ¿por qué no hacemos una banda de este tipo?”. Empezamos a ver que en Youtube había gente que hacía cosas parecidas, pero que aquí en España tampoco se llevaba mucho. Nos pareció divertido, y empezamos.

P: ¿Entonces todo fue sobre la marcha?

Styx: Sí, sí, sobre la marcha. A las tres semanas de dar nuestro primer concierto se incorporó Kurorin al grupo, y a partir de ahí, a los tres meses estábamos tocando en el Salón del Manga de Alicante.

P: ¿A qué os dedicabais antes de Gatetemon?

(Risas)

Strike: Estábamos en esos grupos de rock, de metal, de metal progresivo…De esta música que tú dices “Esto en España no se vende ni aunque lo regales”. Y así era (risas). Eran grupos en los que veías que había buenos músicos, pero como de estilo no se vendía mucho, pues igual tenías un concierto al año.

Kurorin: Yo cantaba por mi cuenta, en concursos de karaoke que se hacen en los salones del manga. Un año gané uno, y me fui a representar a España a Japón. Pero yo iba solamente como cantante, sin un grupo y sin gente a la que echarle la bronca (risas). Y eres más libre, porque todas las decisiones las tomas tú misma para ti misma, pero realmente no es tan divertido ni me llena tanto como el grupo.

P: ¿Y cómo os encontrasteis?

Kurorin: El teclista me conocía de otras veces, porque tocamos una vez juntos en el Gran Teatro alguna canción de Queen, y pensó en mí como parte del proyecto. Me comentó que sería música para peques, pero que también tocaríamos otro tipo de música, y de hecho, así ha sido. Tocamos música de la infancia de los padres, también tocamos canciones de anime, y como es un mundo que a mí me encanta, tuve que decir que sí, y no me arrepiento. Debería, pero no me arrepiento para nada.

P: ¿Cómo elegisteis el nombre de “Gatetemon”?

(Risas)

Strike: Al principio, cuando íbamos a dar el concierto de Halloween  y fuimos a buscar disfraces, queríamos ir de Power Rangers, porque nos gustan. Pero al final, no sé cómo, acabamos en Primark, y encontramos unos pijamas de estos de chica. Queríamos unos de oso, pero vimos los de gato rosa, y no pudimos resistirnos (risas). Entonces, nos fuimos así vestidos al primer concierto, al de Halloween, y al de Gatetemon ya oficial, con los pijamas de Primark, chalecos de cuero, muñequeras, guantes de motero… Y estaba él un día en su batería diciendo “Somos los gatetes”, tocábamos Digimon, gatetes…¡Gatetemon! Nos gustó a todos, y dijimos “Esto se vende solo”, y para adelante.

Kurorin: Yo quiero decir que entré más tarde al grupo, teníamos una actuación ya cerrada para el Salón del Manga de Alicante, y nos pusimos a practicar muchísimo, porque dijimos “¿Somos capaces de sacar esto en tres meses? Pues sí”. Y al mes, digo “Oye, pero necesitaremos un nombre para el grupo”, y me dijeron “No, no, si el grupo ya tiene nombre”, y yo “¿Que estoy ensayando con gente que ya tiene nombre y no lo sé? ¿Y cómo nos llamamos?” y me dicen “Pero si lo pone en el grupo de Whatsapp, Gatetemon” (risas). Y yo “¿Pero va en serio? Es absurdo, ¡me encanta!”.

Styx: Gatetemon innegociablemente.

P: ¿Entonces tú no tenías pijama de Primark?

Kurorin: No, no, yo no he llegado a tener pijama de Primark.

Styx: Ella nos evolucionó, fue ella la que evolucionó el vestuario.

Strike: Pero tengo que decir que seguimos yendo con ropa de Primark (risas).

P: ¿Y cómo elegisteis el vestuario que lleváis ahora?

Kurorin: Tenían algunos diseños ya hechos, y les eché un ojo, más o menos para hacer algo que le gustase a todo el mundo y nos saliera rápido. Pero al final creo que se le ha cogido gusto, y es el vestuario que conservamos. Cada uno lleva sus colores, es decir, dentro de una vestimenta igual, que casi parecen uniformes, cada uno le da su toque. Se elige la camiseta que quiere, cada uno lleva su color de piel…

Strike: Después nos compramos unos pantalones así, como de pitillo, que les hicimos un arreglo, el chaleco también es de Primark…Deberían patrocinarnos.

P: ¿También lleváis antifaces?

Kurorin: Menos yo, todos llevan antifaces, que también nos define un poco como grupo.

Strike: Cada uno de su color, haciendo un guiño a las series de dibujos clásicas, que siempre salían cada uno de un color, como los Power Rangers o las Tortugas Ninja. En el caso de Kurorin, casi es mejor que no lleve máscara, porque es la conexión con el público.

Kurorin: A mí no me gusta llevar máscara porque soy muy expresiva, y como se trata de teatralizar las canciones, no me gusta llevar máscara porque se pierde expresión por mi parte, que creo que es mi trabajo.

Styx: También llevamos máscaras un poco por vergüenza, no queremos que se sepan nuestros nombres reales (risas).

Strike: Esa es otra, que las identidades de cada uno se supone que son secretas, nunca usamos nuestros nombres en los conciertos ni cuando publicamos en Facebook, cuando hablamos cada uno tiene su alter ego.

Kurorin: De hecho hay gente a la que le cuesta reconocernos, nos ha pasado.

gatetemon-portada-daP: Habladme de “Gatetemon salva la Navidad“, porque después de haber visto el vídeo de presentación en Youtube, creo que hay un pequeño conflicto. ¿Es de Navidad o no es de Navidad?

(Risas)

Strike: Yo creo que lo puedo aclarar. Es muy sencillo, realmente la historia transcurre durante la época de Navidad, pero no es un cuento navideño al uso. No contamos la típica historia que está nevando y viene Papá Noel. Esto es más como una historia que nos hemos sacado de la manga, de aventuras de los gatetes, que transcurre durante la Navidad y que tiene como resultado que salvemos la Navidad, pero realmente no tiene un entorno navideño.

Kurorin: Creo que lo que queríais decir en el vídeo, tras verlo unas cuantas veces, es que la historia en sí transcurre durante la época navideña, pero que el disco que la acompaña no es un disco navideño.

Styx: Incluso la temática del libro, tampoco es navideña. Nosotros queríamos salvar el mundo a lo grande, y como realmente no hay ninguna amenaza nuclear hoy en día, dijimos “Si nos quedamos sin Navidad va a doler un montón”, y nos inventamos una historia acerca de cómo salvar la Navidad, que es lo más probable que pase (risas).

Kurorin: Es una historia de aventuras que transcurren durante la época navideña, y el cd que lo acompaña no tiene villancicos, solamente hay una canción que se puede considerar villancico. El resto no son las canciones que esperas encontrarte en un cd de Navidad. Son distintos estilos de música para acompañar a los distintos momentos de la historia. Si es un poco más triste, la música es más triste, si es un momento de amenaza, la música se vuelve más metalera.

P: Entonces el disco está relacionado con la historia que cuenta el libro.

Styx: Claro, es complementario al cien por cien.

Kurorin: De hecho hay una sugerencia que pusimos, que es que cuando llegas a cierto pasaje del libro, recomendamos escuchar cierta canción, para que de algún modo sea interactivo y te metas dentro de la historia, del ambiente que se intenta crear.

P: ¿Cuánto tiempo habéis tardado en hacer el libro-cd?

Strike: Mes y medio, dos meses (risas). La idea, escribir el cuento, contratar a los ilustradores, que han sido ocho al final, la maquetación, composición de los temas, grabarlos, llevar el libro a imprenta y que te llegue ahora…Es que no es que haya llegado a última hora, es que encima nos ha llegado una semana antes (risas). Nos hemos reído de las fechas límite. Ha salido todo tan bien que yo no me lo creo, creo que va a pasar algo muy malo (risas).

P: ¿Escribisteis vosotros la historia?

Kurorin: La historia la pensó originalmente nuestro guitarrista, Jarvis, y entre todos la hemos ido evolucionando, y el que lo ha escrito es Iván Latour, un escritor de Elche que ya tiene un recorrido escribiendo narrativa infantil. Entonces, al tener más experiencia, delegamos un poco en que él se encargara de la narración, pero es sobre la historia que nosotros teníamos en mente.

Styx: Le fuimos comentando más o menos las personalidades de cada uno de nosotros, porque llevar un disfraz genera la libertad de crearte un personaje, y hacerlo evolucionar nos pareció súper curioso.

También en Gatetemon nos importa mucho tratar a los niños como adultos pequeños. Casi todas las canciones que tocamos tienen un mensaje que nos gusta transmitir, aparte de las canciones que tienes que tocar porque tienes que tocarlas, pero nos fijamos mucho en la parte de qué enseñamos a los niños y cómo se lo enseñamos, porque creemos que la música infantil muchas veces es un poco simple, muy repetitiva. Nosotros queremos abrirle un poco las orejas al público juvenil, para que vea que realmente hay muchos más estilos de música.

Kurorin: También es que muchas veces se crea un poco de prejuicio contra el resto de música que no es la que suelen escuchar los niños. He visto muchas personas que rechazan que sus hijos escuchen otro tipo de música porque en teoría no es para ellos. Nosotros creemos que la música es para todos, que la música que están acostumbrados a escuchar los niños pequeños puede ser agradable para un adulto, y viceversa. No creemos que haya una barrera de edad para disfrutar de la música, y eso en los conciertos se demuestra, cuando hay tanto padres como niños pequeños que están disfrutando canciones de épocas de los dos, y aunque tengan un toque distinto, un poco más roquero, con un poco más de garra, disfrutan igualmente, e incluso más.

Styx: Es un poco demostrar que no hay barreras para la música. Ver a los chiquillos bailando y saltando como locos Doraemon haciéndola semi-rock, o Caillou haciéndola reggae, o Bajo del mar haciéndola metalera. Es algo curioso que como padre lo toleres y lo estés pasando bien, y que tu hijo lo entienda y lo esté pasando igual de bien que tú.

P: Entonces, quién se lo pasa mejor en los conciertos, ¿los padres o los hijos?

Styx: Nosotros (risas). Hay momentos para todos. Empezamos muy infantil, vamos subiendo poco a poco progresivamente la “edad recomendada”, y al final somos todos niños, tanto los de cinco como los de cuarenta o cincuenta, y la verdad es que es súper bonito y súper curioso.

P: ¿Cuál ha sido la mayor dificultad a la que os habéis enfrentado en vuestro año de vida?

Strike: El momento de formar todo el grupo, fue un momento de presión, para ver a dónde íbamos. Otro momento de tensión fue cuando tuvimos que ver si funcionaba o no, en los primeros conciertos, como que también pensábamos que nos chocábamos contra la pared, y no, seguía fluyendo. Y luego ya está esto.

Kurorin: Para mí, compaginar el trabajo con los ensayos, en mi caso personal, el desgaste de voz que conlleva. Pero salvo eso, creo que nos ha salido todo bastante bien, incluso hace poco tuvimos un concierto en el que se nos olvidó llevar un elemento muy importante y tuvimos que volver, y salimos. Salimos de esas situaciones, de todos los agobios y todos los problemas que se nos pongan por delante solemos salir bastante bien, porque creo que todos funcionamos al mismo tiempo.

Styx: Yo creo que hemos coincidido cinco personas que nos llevamos genial dentro y fuera del local. Empezó todo como una locura por pasarlo bien, está siguiendo como una locura y pasándolo genial. Todos trabajamos, yo tengo un trabajo de casi doce horas, después me tengo que ir a ensayar casi a diario…

P: ¿Cómo compagináis vuestra vida personal con Gatetemon?

(Risas)

Styx: No hay.

Kurorin: Eliminando la vida personal (risas).

Strike: Cada uno se ha quedado prácticamente con su trabajo y Gatetemon.

Styx: Es verdad. Yo personalmente no tengo pareja, he desistido de buscarla porque no tengo tiempo (risas).

Kurorin: Yo tenía, pero vino Gatetemon (risas).

Strike: Y luego con los amigos, notas que te distancias un poco de ellos, porque no tienes tiempo para quedar, pero al final parece que todo vale la pena con tal de ver que el proyecto sale adelante, y sobre todo que da frutos, porque realmente, sí que nos ha dado dinero, no para tener un sueldo, pero sí para mantener el grupo y conseguir bastante equipo.

Styx: El grupo nace con la idea de ser autogestionable. Nuestra intención es crecer, y por lo tanto lo que hacemos es reinvertir lo que ganamos en el grupo, para poder seguir haciendo cosas y hacer del proyecto algo más serio.

P: ¿Qué planes de futuro tenéis para Gatetemon?

(Risas)

Styx: Eso no se sabe.

Strike: Lo que tenemos en mente más cercano, aparte de expandirnos y seguir haciendo conciertos por los alrededores, es empezar hacer un pequeño cómic, unas tiras para las redes.

Kurorin: En menos de un año hemos conseguido hacer un libro-cd con canciones originales y con una historia original. Eso tiene que ser ahora el nivel mínimo, y todo lo que hagamos a partir de ahora tiene que ir por encima de ese nivel.

Imágenes por cortesía de Gatetemon.

Gracias a Gatetemon por concederme esta entrevista.

Anuncios